Justo hace un mes desde que unos Reyes Magos muy especiales visitaran nuestra parroquia. Os dejamos el testimonio de María, que de verdad llega dentro

Hoy hace un mes que en la Parroquia Virgen de la Fuensanta disfrutamos de la mejor de las sonrisas que un niño te puede dar al recibir un regalo de mano de su Rey Mago favorito.

Cáritas nos brindó la oportunidad de ser Rey Mago, paje real, ayudante de paje real e incluso ayudante del ayudante de paje real, para llevar la felicidad de la Navidad y del Pesebre a todas las familias del barrio con más necesidades.

Esta aventura empezó en Diciembre visitando a las familias en sus casas donde pudimos acercarnos a ellos, felicitarnos la Navidad y ya que estábamos, ayudarles para que la cena de Nochebuena fuera un poquito más abundante.

Personalmente, creo que esta experiencia navideña no pudo terminar de mejor manera el día 6 de Enero cuando los Reyes Magos trajeron alegría, cariño y muchas caras de sorpresa entregando los regalos a los más pequeños.

Además, a todos los que participamos, no sólo el día de reyes sino días anteriores preparando lo que iba a ser, Sus Majestades de Oriente nos hicieron ver que con dedicación, esmero y tiempo desinteresado somos capaces de llegar a los demás y hacerles la vida un poquito más feliz.

Que esto nos sirva para ser conscientes que la Navidad del consumismo no tiene sentido. Que la Navidad es mucho más que eso: estar al lado del prójimo, compartir y dedicar tu tiempo, escuchar o arrimar el hombro allí donde se necesite; y por encima de todo, la Navidad es sentir a Jesús recién nacido en nosotros mismos, en los demás.

Desde hace un mes doy gracias a Dios por permitirme vivir esa experiencia, por los voluntarios de Cáritas y toda la comunidad de la Fuensanta que hace que cosas como estas sean posibles.

IMG_20160106_140859

María

 

 

Anuncios