Con casi 800 millones de hambrientos, la mayoría de la población que padece hambre vive en regiones en desarrollo. Aunque se han registrado avances desde 1990, todavía una persona de cada nueve sigue padeciendo subalimentación crónica. Desde el blog os proponemos que conozcáis la campaña de Manos Unidas “Plantale cara al hambre. Siembra”

Es un escándalo que todavía haya hambre y malnutrición en el mundo.  Esto nunca puede ser considerado un hecho normal al que hay que acostumbrarse, como si formara parte del sistema (Papa Francisco). En Manos Unidas no nos acostumbramos a este dato vergonzante; por ello, desde hace 57 años, trabajamos para plantar cara al escándalo del hambre. 

Por ello, en 2016 iniciamos un Trienio de Lucha contra el Hambre (2016-2018), con el objetivo de trabajar para disminuir el hambre en el mundo y reforzar el derecho a la alimentación de las personas más pobres y vulnerables del planeta. En este trienio centraremos nuestros esfuerzos en quienes padecen hambre y en sus causas.

Para Olivier de Schutter, relator especial para el Derecho a la Alimentación de las Naciones Unidas, es urgente reincorporar a los pequeños agricultores al sistema mundial de producción de alimentos, reforzar los mercados locales, reorientar la tecnología para incorporar la mejora de la producción de los pequeños productores, promover un consumo de alimentos sanos y menos industrializados. Es necesario invertir más en los pequeños agricultores que producen alimentos más frescos y más sanos, a fin de que puedan acceder al mercado local y se creen cadenas alimentarias más cortas. (De Schutter, The Right to Food en Catholic Social Doctrine and Human Rights. (2010)

MANOS UNIDAS PLANTA CARA AL HAMBRE

● Favoreciendo el acceso a la tierra, al agua, a las semillas, a las nuevas tecnologías y a los mercados;

● Reduciendo la vulnerabilidad frente a desastres naturales;

● Luchando contra el acaparamiento de tierras;

● Mejorando las capacidades de pequeños agricultores; ● Facilitando la creación de cooperativas;

● Promoviendo acceso al crédito;

● Exigiendo la responsabilidad de los Estados para garantizar los Derechos Humanos, específicamente el derecho a la alimentación;

● Reclamando la cooperación entre los Estados en la garantía de los derechos;

● Promoviendo en la conciencia civil el uso responsable de los recursos

 

SIEMBRA BUENA TIERRA, SIEMBRA SOLIDARIDAD, que es un “compromiso activo y operante, fruto del amor cristiano a los demás hombres, considerados como hermanos, en favor de un mundo justo y más fraterno, con especial atención a las necesidades de los más pobres”. Instrucción Pastoral “Iglesia: Servidora de los pobres”. Conferencia Episcopal Española, 2015.

● Infórmate del proyecto de Manos Unidas con el que está enlazada tu parroquia para interesarte especialmente por la situación de las personas de ese país.

● Incorpora a las personas del proyecto enlazado en tus oraciones diarias.

● Visita tu Delegación de Manos Unidas, infórmate y, si puedes, ofrécete para colaborar con ellos o en tu parroquia.

● Participa activamente en las Cenas del Hambre y en la Eucaristía de Campaña de Manos Unidas.

● Piensa en una renuncia concreta y con ese sacrificio colabora con Manos Unidas.

● Consume de forma sencilla. Evita despilfarrar alimentos y energía.

● Promueve en tu familia y en tu trabajo estilos de vida austeros y sostenibles. ● Infórmate y participa en acciones de movilización que promueven la cooperación entre estados para el desarrollo sostenible. (Por ejemplo #Change4Planet)

● Puedes visitar la página web de Manos Unidas para estar al día de las noticias que afectan a nuestros hermanos que viven en los países en vías de desarrollo.

● Hazte embajador de Manos Unidas en Facebook compartiendo con tus amigos y conocidos la información de lo que pasa en los países del Sur.

Anuncios