«Talaq, Talaq, Talaq»…
En la India, la ley del Triple Talaq permite a los hombres musulmanes divorciarse de sus mujeres en un instante pronunciando tres veces Talaq. Las nuevas tecnologías son ahora soporte de este comunicado. Esta práctica abusiva, está creciendo en el país asiático mientras que en otros países ha sido abolida.

Meena -nombre ficticio- es de la India. Lleva diez días casada. Su marido ha ido a trabajar a Ber Dubai. Meena lo está llamando. Quiere saber si ha llegado bien, pero no consigue localizarlo. De repente… bip-bip. Ha llegado un WhatsApp. Es de su marido: «¿Por qué me llamas? No me gustas. No me esperes. Aunque nos gustase la manzana ¿la comeríamos todos los días? No, querríamos probar también otras frutas. Talaq Talaq Talaq». Desde ese momento Meena sabe que está divorciada. Este es un caso real. Le ocurrió el año pasado a una joven de 21 años.

En la India viven 170 millones de musulmanes. En cuestión de familia se rigen por sus propias leyes, protegidas por la Junta de Ley Personal de Toda la India Musulmana, (AIMPLB, acrónimo en lengua inglesa). La ley Sharia ampara el Triple Talaq, por la que un hombre puede divorciarse de su mujer en cuestión de segundos. Basta con pronunciar tres veces esa palabra: Talaq. Las mujeres quedan así desamparadas, sin lugar a dónde ir, ni sustento alguno. No puede hacer volver a su marido. El divorcio es unilateral. Eso sí, el marido sí puede arrepentirse y recuperar a su mujer haciendo que ésta vuelva a su lado.

La mayoría de países musulmanes, incluidos Pakistán, Irak, Arabia Saudí y Bangladesh, han prohibido esta práctica, pero en la India continúa. Desde hace años, las mujeres musulmanas de este país piden la abolición de la ley del Triple Talaq. En 2004 se hizo una campaña nacional para acabar con esta práctica. Doce años más tarde la situación ha empeorado, ha prosperado con la aparición de las nuevas tecnologías. Los hombres abandonan a sus mujeres por SMS, Skype, WhatsApp o Facebook. A finales de este febrero, el debate volvió a ponerse sobre la mesa.

No more Talaq Report 2

Revisión de la ley

Shayara Bano vivió durante quince años un matrimonio tortuoso, maltratada física y psicológicamente. Mientas pasaba unos días con su madre recibió un talaqnama, una carta con triple talaq. Desde entonces no ha podido ver a sus hijos, ni ha podido ir a su casa. Bano apeló al Tribunal Supremo. Denunció la no constitucionalidad del triple talaq, la poligamia y el nikah halala, por la que una mujer es obligada a casarse con otro hombre para poder recuperar a su exmarido.

A raíz de la petición, el Tribunal Supremo obligó al Gobierno central a desempolvar un exhaustivo informe realizado el año pasado y revisar las leyes islámicas. El estudio recomendaba la prohibición del Talaq o divorcio oral, unilateral y triple. La AIMPLB ha condenado la posible transformación de la ley, argumentando que el TS no puede interferir con las leyes musulmanas. Considera lícito el divorcio a través del triple Talaq, incluso si la palabra es pronunciada por teléfono, Skype, WhatsApp, SMS o correo electrónico.

El Movimiento de mujeres musulmanes de la India BMMA (Bharatiya Muslim Mahila Andolan) lucha por erradicar esta práctica abusiva y unilateral. Su informe «No more Talaq Talaq Talaq», (No más Talaq Talaq Talaq), presentado en enero de este año, revela las desigualdades que sufre la mujer musulmana en la India, a través del estudio de 4.710 mujeres. Más del 80% no trabajaban por orden del marido, no tenían ninguna propiedad a su nombre, a pesar de ser un derecho coránico y tampoco obtuvieron ningún tipo de sustento tras el divorcio, a pesar de ser obligatorio por ley.

El estudio revela también que, en muchos casos, a la mujer se le informa del divorcio mientras ella está fuera de casa, por lo que no puede volver para recuperar sus pertenencias, dejándola el marido en la miseria. La situación es aún más grave si ella no tiene familia en la que ampararse.

María Espinosa García-Valdecasas

Fuente: El Altavoz

Anuncios